onedotzero buenos aires 2008 review

Relieves y colores
Pánico Ramirez
Dispersiones
Ismael Pinkler

Se realizó el fin de semana pasado en la ciudad de Buenos Aires el festival Onedotzero, autoproclamado como el festival mas innovador de principios del siglo xxi. Este evento consiste basicamente en una muestra de las nuevas tendencias y actores, de las artes visuales y la música. Cuenta con invitados internacionales, y lo mas interesante, una nutrida presencia de los denominados “talentos locales”.

Concurrí por segundo año, con mucha curiosidad, principalmente para ver las muestras de artes visuales, y de paso también aprovechar y ver/escuchar a algún musico. El festival contó con varios escenarios, y espacios dedicados a las muestras e instalaciones. Si bien los números internacionales cobraban entrada, las restantes actividades tenían entrada libre y gratuita.

De las intalaciones que pude ver, la que mas me gustó se llamaba dispersiones y consistía en una mesa llena de leds, que cuando dejaban de ser iluminados se prendían, reaccionando a los cambios generando sonidos y movimiento. De los números musicales, escuche a Ismael Pinkler, que aunque comenzó con algo de retraso, tuvo una performance muy buena, igual que su VJ.

Lo menos positivo del festival: son pocos días y se junta mucha gente, no esta bueno tener que hacer cola para ver una instalación, y mucho menos si es en un pasillo donde el amontonamiento hace que falte el aire. Por otro lado, el escenario del patio del aljibe tenía una pantalla de LEDs que sería muy vistosa a priori, pero tenia muy baja resolución lo que no permitia apreciar en detalle los visuals que no estuvieran especialmente preparados para ese medio. Lo mas positivo: la variedad de la propuesta, el carácter gratuito, la excelente convocatoria y la calidad de los artistas nacionales y extranjeros, lo que no es poco.

Anuncios

“Primer amor, últimos ritos” o como un puñado de cineastas independientes comparten sus miradas

Primer amor, últimos ritos Anoche tuve el placer ver y participar de una proyección de cortos independientes, realizados por cineastas jóvenes de la ciudad de Buenos Aires, con los que compartí en algún momento muchas horas en la escuela de cine hace ya algún tiempo. Además de la proyección de mi VJ set Waterfall (disponible en mi sitio y en youtube con menos calidad) se vieron bastantes cortos, abarcando una diversidad de miradas y estilos sorprendente.

Una de las cosas que me llamó gratamente la atención fue la impecable calidad técnica de todos los cortos, sin importar su soporte (los había en video y en film) tanto la imagen como el sonido estuvieron a la altura de las circunstancias. Las instalaciones del lugar debo decir que también tenían la calidad acorde.

No quiero hacer una crítica de ningún corto en particular, mi deseo es mas bien hacer una brevísima reflexión sobre este grupo de personas, de almas, entre las que me incluyo, que vienen hace tiempo intentando transitar un camino, una búsqueda de la mirada, de un lugar donde pararse para decirle al mundo: así lo veo yo.  Creo que ha pasado bastante tiempo desde nuestros primeros intentos, y se nota.  Creo que pudimos ver un cine muy sincero, muy de autor (no solo por el hecho de ser muchos produciones unipersonales, sino también porque en aquellos donde el trabajo fue colectivo, se trató de un cine sin compromisos con nadie, mas que con la expresión misma y eso se nota), la selección a cargo de los organizadores fue impecable.

Puedo decir que estoy orgulloso de haber sido invitado, de poder formar parte, y desde aqui me gustaría agradecer por un lado y llevar mi palabra de aliento por otro, a todos los que están en esto. Están en esto de decir lo que piensan, en esto de expresarse, porque no pueden evitarlo, porque les sale del alma, porque lo necesitan para seguir vivos. Un abrazo grande para todos.